martes, julio 10, 2007

Ellos

Ellos trajeron la nieve a Buenos Aires. Lograron que, luego de casi noventa años de intentos fallidos, esta vez encontrara su camino hasta el suelo a través de una baja atmósfera excepcionalmente fría. Y no es pequeño su logro, para el que debieron desplazar las masas de aire antárticas tan al norte como no han estado nunca. Lo hicieron mediante una sutil pero persistente elevación de la temperatura media global.

Son buenos ingenieros, no cabe duda. Saben que la mejor manera de elevar la temperatura es evitando que el calor del sol que llega a la tierra se refleje en ella y vuelva al espacio. Y que para eso, nada mejor que el dióxido de carbono. Conocen el ejemplo de Venus, que con una atmósfera compuesta casi completamente de ese gas tiene una temperatura superficial de mas de cuatrocientos grados centígrados, a pesar de que sobre el incide una radiación solar apenas mayor que la que incide sobre la Tierra.

Elevar la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre es fácil, lo saben muy bien. Basto con que talaran veinte millones de hectareas de bosques tropicales, para disminuir en forma notable la capacidad de absorción vegetal del dicho gas. Y luego, tan eficientes como económicos, quemaron la madera. Y todo el combustible fósil que encontraron a mano. Agotado este, planean talar aun mas para plantar soja, porque saben que las praderas bajas no filtran ni la mitad del gas que filtran las selvas. Con la soja harán mas combustible, que seguirán quemando. Ellos son inteligentes.

Su objetivo no esta lejos. Si logran elevar la temperatura unos grados mas, lo suficiente como para matar los pocos bosques supervivientes, el desequilibrio sera catastrófico. Ya no habrá vuelta atrás. Probablemente ya no la hay: la temperatura, que durante eones ha seguido fielmente las oscilaciones del la concentración de dióxido de carbono, intentara esta vez seguir el ultimo pico que ellos han provocado. Y, finalmente, serán los vencedores.



4 comentarios:

  1. Je, y Oesterheld, le diria, aun mejor.

    Lo divertido es que venia re-contento a escribir mi post, abro Pagina/K y me veo que me cagaron el titulo! Di por perimida cualquier pretencion de originalidad.

    ResponderEliminar
  2. severian, muy bueno su post. dije algo parecido aunque mucho menos poético acá:

    http://musgrave-finanzaspublicas.blogspot.com/2007/07/chill-out-el-mayor-de-los-bienes.html

    ResponderEliminar
  3. Lindahl: muy bueno tu post. Lo unico que discrepo es con que sea "muy a largo plazo". Me impresiona bastante la curvita que pegue al final del post, donde se ve una respuesta bastante rapida de la temperatura respecto de la concentracion de dioxido de carbono. No tengo los numeros como para hacer una estimacion, pero yo diria que un calculo pesimista dice veinte años para pasar de castaño oscuro, mientras que uno optimista nos da docientos, feo de todos modos.

    El punto aqui es que no se trata de la extincion de los ornitorrincos, no es una cuzada onda Greenpeace para la supervivencia de las mariposas amazonicas, sino de nuestra propia especie. La vida en la tierra sobrevivira, siempre lo ha hecho, y es un poco omnipotente pensar que podemos extinguirla. El problema es si nosotros mismos nos seguiremos contando entre los existosos. Y no lo parece.

    ResponderEliminar