viernes, marzo 26, 2010

Efemérides

16 de marzo, fiesta internacional del inepto

(10:30hs, sede central de una obra social)

- Hola
- Hola, vengo a autorizar esta orden para sacarle una radiografía a mi nene
- Si, saque número por favor


(Saco el número 295. El tablero marca el 145.)

- Ehh, perdón ¿el tablero anda bien?
- Si ¿por?
- ... (Por nada, en cualquier otro trabajo, si tenés una cola de ciento cincuenta personas te echan a patadas en el traste)
...
...
...

(12:35hs, en la misma cola)

- Doshnoventicincahhh
- Soy yo. Hola, vengo a autorizar esta orden para sacarle una radiografía a mi nene
- A ver... mmmm... no, no va a poder ser
- ¿Por qué?
- Porque no está paga su última cuota.
- ¿Cómo que no está paga? si la pago ni bien llega a mi casa. Si no está paga será porque no llegó.
- ...
- ¡Acabo de perder dos horas esperando una cola de cientocincuenta personas!
- ...
- ¿Y ahora que hago?
- Vaya al mostrador ## y resuelva le problema de la cuota, depués vuelva.
- Bueno, pero me imagino que no tendré que hacer a cola de nuevo
- ¡Pero por supuesto que sí, señor! ¿como pretende que lo atienda sin número?

- ... (¿Pero que tenés, gorda? ¿sobredosis de mediaslunas? ¿en serio pretendés que pierda otras dos horas por un error administrativo?)

(Mostrador ##)

- Hola, acabo de hacer una cola de dos horas para autorizar una orden, y cuando me atienden me dicen que no me pueden autorizar porque no tengo la cuota paga
- Claro, señor, sólo autorizamos a los afiliados que tienen la cuota al día
- Me imagino (idiota), por eso pago las boletas ni bien llegan a mi casa. Es decir que si la cuota está realmente impaga, cosa que dudo, es porque la boleta no llegó.
- Y... si no le llegó, Ud. tendría que haber venido a buscarla...
- ¿Yo? ¡Cómo si no tuviera nada más que hacer! yo trabajo flaco...
- ¡Yo también trabajo!

- Evidentemetne no todo lo que deberías, porque las boletas no llegan a destino.
-
Debe haber un error en la dirección
- Naaa ¡con ese verso no me vengas! te lo creí la primera vez que tuve este problema. La segunda vez ya dudé. Más cuando ví que le decías lo mismo a las otras cincuenta personas que estaban en la cola para retirar sus boletas. Inventá algo nuevo.

- Y bueno señor, yo no puedo hacer nada salvo imprimirle la boleta para que la pague.
- Bueno dale, imprimila (y después andate a la reconcha de tu hermana por inútil).
- Aqui tiene «Boleta Nro ####, importe ####, recargo por ####»
- Pero ahora que la veo... ¡yo esta boleta ya la pagué!
- Mire, acá figura impaga

- Será porque algún inútil se le cayó el mate en el teclado al hacer click en el casillero adecuado ¡tengo la boleta paga en mi casa!.
- Bueno, traigala y la vemos
- (No te hagás el suspicaz tarado. Y mejor no te traigo nada, porque si te tengo que volver a ver la cara es para enderezartela a castañazos)

(14:00hs, boleta en mano, en una sede diferente de la misma obra social)

- Hola, que tal, vengo a autorizar esta orden para sacarle una radiografía a mi nene
- Ok,
[SELLO]. Listo
- Ehh, ¿no me pedís la boleta, nada?
- No, eso era antes cuando no había sistema, ahora es muy fácil comprobar que Ud. tiene su boleta paga. Hago click acá y
[CLICK],[CLICK],[CLICK] ¿ve?, dice "cuota la día"...
- ... (¡uhhhh! avisale a tu colega de la otra sede que se vaya lavando bien los incisivos que voy para allá a engarzármelos en el anillo)

(15:00hs, conocida clínica de nuestra ciudad)

- Hola, vengo a sacarle esta radiografía al nene
- Si, pase que el Dr. lo va a atender (media hora después llega el Dr. Lovatender)

- Hola, vengo a sacarle esta radiografía al nene
- Bueno, pase por acá, acuestelo boca abajo, con la cara contra la placa, la nariz apoyada en este punto. Que mantenga la boca cerrada y se quede muy quietito, las manos extendidas a lo largo del cuerpo.
- Ehhhh, esteeee, flaco, tiene un año y medio el nene.
- ....
- No puedo ponerlo en esa posición y pretender que se quede quieto...
- Ahh (cara de sorprendido, uno diría que era la primera vez que veía un chico)... ¡Laurita, querida, ¿me ayudas con esto?! (viene Lauritaquerida) Si, eso vos tenelo de acá, Ud. agarrelo de allá, tengalo firme, yo voy a enfo
car, siii, a veeer [CLOCK] Ya está
- Uff, bueh, se la bancó. Menos mal (debe haber sido por la sorpresa de encontrarse con dos pelotudos que creen que se puede obligar a un chico de un año y medio a mantener una pose gimnastica por cinco minutos, pobrecito, el asombro lo dejó sin aliento). Chau, gracias.
- No, no, señor espere que la vamos a tener que hacer de nuevo

- ¿Por qué?

- Y.. porque salió movida ¡le dije que se quede quieto!

- (Tiene un año y medio, sopenco ¿quien te dijo que te iba a dar bola?) Bueno, okei , vamos de nuevo....
- Lauritaquerida vos sacá la foto que yo lo tengo aca, Ud. trabelo de allá, eeessooo, a veeer
- Buah.. buah... ¡¡BUAHHHHH!!
- Digale que cierre la boca

- Esta llorando ¿como querés que cierre la boca?
- Bueno, a ver, Ud. tengalo así que yo le sostengo la boca cerrada

- ¡¡¡MMBUAHMMM!! ¡¡MMMBUAHMM!!!

- Dale Lauritaquerida, ¡ahora! [
CLOCK]
- Puff, perdoname hijito te juro que no te traigo más a este lugar, vamos con mamá

- Ehhh, señor, espere que la tenemos que hacer de nuevo
- ¿¡Otra vez!?
- Y... es que la boca ¿vió?... ehhh
(el mismo ciclo anterior, mi hijo me tendrá desconfianza por las próximas dos o tres horas)
- Bueno, ahora si nos vamos, pilín
- Ehhh, sabe que pasa, no salió bien, vamos a tener que repetirla
- ¿¡Que!? Pero decime flaco ¿cuantas veces querés sacar la radiografía? ¿No conocés ninguna técnica pediátrica para esto? ¿Por qué no me lo dijiste de entrada así me iba a otro lado? ¡Me irradiaste a mí, te irradiaste vos, y lo que es peor estás bañando a mi nene en rayos X hace media hora! ¡y encima querés seguir!
- Si. No, bueno, no se preocupe, los rayos X en realidad sarasa sarasa sarasa...
- No, flaco, noooo. La pifiaste, a mí justo no me podes versear sobre rayos X, así que andá a robar a los caminos. Dame las radiografías que sacaste, si el pediatra se arregla con eso bienvenido, si no mala suerte. Ahh, y renunciá pronto antes de mandarte una cagada, no estás capacitado para este trabajo.
- No le permito señor...
- (Andate a la puta que te parió)


17 de marzo, dia nacional del almacenero con título universitario


(18:00hs, consultorio del pediatra)

- Bueno, le vas a dar este medicamento y este otro cada # horas en este orden.
- Ok.

(19:00hs, farmacia céntrica)

- Hola, vengo a buscar estos dos medicamentos para mi nene.
- A ver. Bueno, éste te lo puedo dar, te sale ## pesos
- ¿Tanto? ¿Con la obra social y todo?
- Si, lo que pasa es que la obra social te cubre un ##%, el resto lo pagás vos
- Bueh, dale, ¿y el otro medicamento?
- No, el otro no te lo puedo dar porque el pediatra se olvidó de poner el nombre del nene en la receta.
- Pero si tiene el número de afiliado y todos los datos, ¿que problema hay?
- No, porque sin el nombre del nene puede
haber problemas
- Bueno, te lo lleno ya el nombre del nene ¿tenés una birome?
- ¡Noooouu! ¡no lo podés llenar vos! tiene que ser con la misma letra y con la misma lapicera
- Flaco, ¡es sólo una receta! ¡no ponen peritos del FBI a investigar su autenticidad!
- Prefiero no arriesgarme. Por ahora te doy el primer medicamento, mañana me traés la receta arreglada y te doy el segundo
- Ni en pedo flaco, no te compro una mierda, devolveme las recetas y quedate sin el riesgo y sin la plata.

(19:00hs, farmacia suburbana, la receta con el nombre del nene
faltante sobreescrito con amorosa letra paterna)

- Hola, vengo a buscar estos medicamentos para mi nene.
- A ver. Ahhh, no. No te los puedo vender
- ¿Por qué? (¿será que justo me vengo a cruzar a la única farmaceútica con una maestría en pericias caligráficas?)
- Por la fecha ¿ves? dice fecha de prescripción 18/3
- ¿Y?
- Que hoy es 17/3, vas a tener que venir mañana.
- (visiblemente alterado) ¿¡Pero que diferencia hay, si igual la boleta la vas a pasar mañana!?
- ¡Noooouu!, mirá si alguien se da cuenta.
- ¿De qué? ¡si no es ningún delito! ¿que podría pasar?
- No sé, pero prefiero no arriesgarme.

- .... (enrojeciendo visiblemente)

- .... (cara de encefalograma plano)
- Perdoname, te veo cara conocida ¿vos te recibiste en Exactas?
- Si ¿por?
- Por nada, ¡que no puedo creer que hayamos aprobado a tamaña estúpida! Procuraré que no vuelva a pasar

________________________________________________

No tomes riesgos. Ninguno, ni el más mínimo. No pienses, tu vida es cómoda así, tal cual está. No entiendas, no interpretes, no uses el cerebro. No imagines, no traspases ninguna frontera. Porque si levantás la cabeza un milímetro, si pensas por vos mismo, si trascendes los cómodos límites de tu mediocridad, te ponés en un peligro terrible: el de ver lo tristemente irrelevante que sos, el de darte cuenta de lo improductiva que es tu vida, de la insignificancia de tu paso por el mundo, de lo absolutamente muerto que vas a estar el día que te mueras. Por nada del mundo te expongas a saberlo, porque te obligaría a hacer algo al respecto...


8 comentarios:

  1. Uno de los aspectos mas interesantes de la anécdota es que queda claro que la ineptitud no es solamente un problema de empleados de municipio, porque usualmente se cree que en el sector privado eso no pasa. Calculo que la obra social no es estatal, y mucho menos la farmacia. La estupidez humana es infinita, dijo Alberto.

    PD: ¿Que onda con los RX? Ningún médico te pregunta nunca si te dieron rayos antes en el año, cuántos, etc, etc. Si bien la probabilidad de contraer una enfermedad por RX es relativamente baja, no es nula y mucho menos si te irradian 20 veces en 10 minutos. Algo parecido me sucedió con una dentista hace unos años que me sacó una radiografía como cuatro o cinco veces porque no le salía... me parece que tendrían que avisarle a los muchachos médicos que los RX no son de juguete.

    ResponderEliminar
  2. Me voy a limitar a defender al gremio: las obras sociales son capaces de preocuparse muchísimo con detalles tales como la caligrafía, ortografía, prolijidad de pegado de los troqueles, etc, etc, sospechan los malpensados que como buena excusa para sacarse de encima o al menos postergar un poco un par de reembolsos...

    ResponderEliminar
  3. Martín:

    La farmacia es privada, claro. La obra social es estatal. Pero el punto es que la mediocridad no tiene nada que ver con la afiliación estatal o privada (puedo referirle anecdotas similares de, por ejemplo, AFJPs vs ANSES, o del Correo Argentino antes durante y después de Macri). La mediocridad es para muchas personas una actitud ante la vida...

    Respecto los efectos biológicos de los rayos X, no soy un experto, pero tocando un poco de oído me parece que en los consultorios se los trata con muy poco respeto. Que la probabilidad de enferemedad derivada de los rayos X es baja es cierto si la comparamos con la que resulta de, por ejemplo, la exposición a rayos gamma. Pero es falso si la comparamos con la resultante de, digamos, una ecografía o una RMN. Me da la impresión de que pocos médicos se toman el trabajo de meditar sobre eso.

    La energía de los rayos X es baja comparada con la de los rayos gamma. Estos útimos tienen energía suficiente como para romper núcleos atómicos dentro del cuerpo, por lo que son capaces de transfomrar un elemento en otro, alterando la composición química de los tejidos. La incidencia de un rayo gamma sobre una proteína o una molécula de ADN puede alterar completamente su función, incluso sin destruirla ni matar a la célula que la contiene, lo que puede causar por ejemplo mutaciones cancerígenas. Los rayos X en cambio no tienen tanta energía, sólo pueden romper los enlaces interatómicos dentro de una molécula, pero no cambiar sus elementos componentes. Este efecto, que suena mucho menos espectacular, se ve en su real perspectiva si usamos la palabra coloquial para describirlo: queman. Es decir, dañan los tejidos sobre los que inciden.

    La exposición a rayos X provocada por una radiografía es, o debería ser, lo bastante baja como para que el daño ocasionado sea fácilmente reparable por el cuerpo. Por eso no es lo mismo una radiografía de cabeza que una de rodilla: los tejidos de la rodilla se reponen mucho más fácilmente que las neuronas. Por eso no es lo mismo una radiografía que diez en el mismo día: la velocidad del daño debe ser menor que la de la reparación. Y por eso no es lo mismo una radiografía en un adulto que en un niño en crecimiento: dañar una célula en un órgano que está creciendo puede alterar su funcionamiento futuro. Me pregunto cuántos médicos son conscientes de eso, ciertamente no el inútil al que me refiero en el post.

    ResponderEliminar
  4. Te cuento algo: yo casualmente laburo en una institución en la que se trabaja con material radiactivo y tengo que hacer un curso que apunta fundamentalmente al tratamiento o diagnóstico con material radiactivo (no soy médico, es para incorporar algunos conocimientos): las referencias que tengo sobre algunos de los médicos que hacen esos cursos es que no saben hacer ni una regla de tres. ¿Te los imaginás calculando una dosis y manipulando un emisor gamma?. Vos fijate que, en teoría, los estudios hechos con I o Tc o lo que sea deberían involucrar un tiempo de decaimiento antes de que el tipo (o la mina) salga a la calle. La realidad es que eso, hasta dónde yo sé, no se hace, uno no sabe si el que está parado en el colectivo al lado tuyo te está tirando gamma y no te estás enterando...

    Salutes.

    ResponderEliminar
  5. Nacho:

    No me lo hacía en ese gremio, lo veía más por el lado de las sociales.

    Claro que las reservas de los farmacéuticos a quienes me refiero en el post no provienen de sus propias fantasías, honestamente no creo que tuvieran tanta imaginación. Seguramente les habrán rechazado alguna receta porque la lapicera no era la misma, o porque la firma estaba torcida, o por alguna excusa así de improbable. Lo que cuestiono es que en su infinita mediocridad, en lugar de defenderse dando batalla en el frente que corresponde, el de la obra social, trasladan el problema al cliente, quien solo necesita comprar un remedio, la mayor parte de las veces sin ningún gusto personal por hacerlo y con alguna urgencia.

    Toman la actitud más triste que me puedo imaginar: alguien plantea una objeción estúpida y el lugar de luchar para que esa objeción desaparezca, o para que ese alguien deje de tener el poder de plantear objeciones, adoptan la objeción como propia y la trasladan al eslabón más débil. Se asumen como igual de estúpidos que quien los interpeló, y menos poderosos. Es triste por todo lo que dice sobre esas personas: que su ambición más trascentedente es mantener un modesto kiosquito en orden, que les paguen las cuatro recetas de hoy y que sea feriado mañana, renunciando explícitamente a cualquier aspiración de convertir en algo mejor la parte del mundo que les tocó en suerte.

    Si querés, esto se conecta con lo que decía en el post anterior sobre la universidad: [la formación profesional universitaria] debe ser entendida como el aporte no solo de los conocimientos sino de los valores éticos que hacen a una persona socialmente útil [...] No se trata solamente de comprender en profundidad cada uno de los conceptos técnicos subyacentes a una disciplina, sino de ser capaz de verla como algo que va mucho más allá de un mero medio para ganarse la vida, y de captar la razón misma para que exista como actividad humana. En otras palabras, si las obras sociales plantean problemas estúpidos, la función del profesional farmacéutico en un comercio es evitar que ese problema llegue al paciente, no quedarse con cara de vaca viendo pasar el tren mientras eso sucede. Si la función de la carrera Licenciatura en Farmacia es que los egresados puedan abrir un comercio y dedicarse en el futuro exclusivamente a su propio pecunio, sin asumir una responsabilidad social tan simple como que un paciente consiga un medicamento sin retardos burocráticos innecesarios ¿entonces por qué nos oponemos a que se arancele?

    En fin, vengo cabreado con el gremio. Si quiere le agrego que me tuve que meter un Ibupirac suspensión en el tujes a modo de supositorio, y no porque se me hayan mezclado los prospectos, sino porque la farmacia que me lo vendió se niega a cambiarmelo, mientras el laboratorio sigue sin atender el teléfono.... lo que incidentalmente me llevó a un paseito por mi querida ciudad la noche del jueves santo, buscando entre las farmacias de turno alguna perteneciente al tercio que tiene alguna vergüenza y abre cuando le toca, mientras mi nene me esperaba en casa con fiebre. No, no rompi ninguna vidriera. Pero casi.

    ResponderEliminar
  6. -Me veía bien (creo que pasó por el blog de la vida en sociales alguna vez), la del gremio es la familia en realidad, lo mío es dar una mano cada tanto nomás, cuando el otro laburo lo permite...

    -Coincido con lo de la mentalidad de kiosquero (o, en algunos casos, de supermercadista, depende de la escala, la ambición y las pretenciones). Una clara muestra del segundísimo lugar al que pasa la ciencia y el servicio a la comunidad al salir de la carrera es la enorme cantidad de farmacias que no le hacen asco a vender "remedios" homeopáticos pese a su demostrable inutilidad; pero eso sí, si el almacenero de al lado vende aspirinas, se alzan en armas en nombre de los pobres consumidores que pueden terminar tomando cualquier porquería por no ser bien asesorados al hacer la compra...

    -Ahora, se nota que la pasan bien los muchachos de donde vive Ud., conozco zonas donde han tenido que organizarse patrullas (!) para asegurarse que las farmacias CERRARAN cuando la que estaba de turno era otra...

    -¿Lo del Ibupirac es por esto?

    ResponderEliminar
  7. Lo del ibupirac lo digo por eso, exactamente.

    En mi querida ciudad, la causa principal de deceso (descontando los empleados públicos que mueren aplastados por su propia grasa) es la gripe en un fin de semana largo. Dos de cada tres farmacias de turno deciden que no vale la pena abrir y se van a la costa. "Total, por unos pesitos más" es el planteo, lo que deja bien claro como encaran algunos profesionales del rubro su laburo.

    Diga que Quino no siguió escribiendo Mafalda, que si no ¿a que no sabe que estudiría Manolito en la facultad?

    ResponderEliminar
  8. Incidentalmente, recomiendo la película cuyas fotos incluí en el post. Se llama "Il medico della mutua" con Alberto Sordi. De lo más divertido del cine italiano.

    ResponderEliminar