miércoles, marzo 24, 2010

Noam Chomsky and Peter Singer sobre el aborto

Interesante video robado de por acá (donde se lo puede ver subtitulado)

3 comentarios:

  1. Chomsky rara vez decepciona. Me parece una forma muy concisa de abordar el tema: la cuestión del conflicto de valores, de la contingencia de la vida, de lo específico de cada situación. El moralismo "impermeable a todo" es siempre sospechoso.

    Y acá estamos. Hoy el aborto sigue siendo ilegal. En nuestro país el gobierno se niega a hablar del tema. Pero nadie te va a juzgar si tenés los 200 dólares aprox para interrumpir un embarazo no deseado (lo que deja afuera a la mayoría de la población).

    Los atildados "defensores de la vida" nunca consideran el factor "deseo". Es que es determinante saber si un embarazo es deseado o no, o si mucho peor es el resultado de una violación. Mujeres pobres y abusadas. Uteros celosamente custodiados, como si parir fuera su misión en este mundo. Estado, iglesia, clínicas privadas, todos de acuerdo.

    Me acordé del viejo e histórico debate Chomsky-Foucault. Uno de los contrapuntos más interesantes fue acerca de eso que Foucault llama biopolítica: ¿Qué hay de aquellas instituciones que supuestamente están para protegernos y que poco a poco van cumpliendo funciones regulativas? Y no se refiere a la policía, sino a los médicos, a los psiquiatras, etc. ¿Qué pasa cuando juegan para el enemigo?

    ResponderEliminar
  2. El problema del aborto ilegal no es sólo el sesgo de clase que introduce, sino la falta de toma de posición del estado en una situación donde estan en juego vidas humanas, y la consecuente falta de regulación al respecto.

    Y no me refiero sólo a la vida de la mujer (la única en la que parecen interesarse los militantes pro-choice) sino tambien a la vida de los fetos muy avanzados, cuyo aborto estaría prohibido en un esquema legal, mientras que en la situación presente está sólo condicionado por la billetera de la madre.

    Una discusión abierta sobre aborto nos obligaría a admitir que no es lo mismo un feto avanzado que un embrión, y que mientras que en el primero la elección depende de la madre o de las condiciones en las que se haya producido el embarazo, en el segundo no hay abuso que justifique su muerte, que no sería otra cosa que un asesinato.

    Y no me hablen de la famosa "línea divisoria" porque no la hay. Hay un terreno difuso a partir del tercer mes en el que no podemos estar seguros si el feto siente que está vivo o es sólo un amasijo de células. Cualquier aborto legal debería limitarse a las primeras semanas.

    ResponderEliminar
  3. Bueno pero en ese caso lo que está en juego es justamente cómo definir un criterio. No, no existe la línea divisoria, pero no porque no la conozcamos aún, sino porque no puede existir. Quiero decir: no puede haber un criterio neutro y puro de determinar en qué preciso momento un ser humano es un ser humano.

    Aquí defiendo a Chomsky, que habla de valores contingentes, frente a Singer, que cree poder alcanzar una postura neutral y superior de la cual todas las decisiones deberían sustraerse.

    El problema con Singer es que no existe ese lugar neutral, ese conocimiento objetivo de la verdad unica (plenamente consistente, que no deja nada por fuera de sí misma) acerca de los valores. Eso es utilitarismo puro. Singer derrapa del todo al proclamar una especie de ética universal, que no está en los sujetos que la encarnan, sino en la naturaleza misma. De ahí a confundir derechos humanos con derechos animales.

    por eso insisto: No existe ese lugar de "dios" no porque no lo hayamos descubierto, sino porque no puede existir. Estamos acá arrojados en la cruda existencia y tenemos que decidir por nosotros. Lo que hay son situaciones concretas, que se dan en forma contingente, y ponen en juego los principios en que nos basamos.

    Por eso mismo tampoco creo que el aborto sea un "derecho individual", ni que haya que reducirlo a una cuestión de estado, meramente jurídica. Tampoco comulgo mucho con esa mirada anárquica ("es mi cuerpo y decido yo"), y por los mismos motivos. Se mueren muchas mujeres pobres, esa es la realidad que nadie quiere ver. Sabemos que es así y sin embargo como sociedad pareciera que actuamos como si no lo supiéramos. Y es hora de perder la inocencia.

    ResponderEliminar