jueves, noviembre 24, 2011

La Universidad Nacional y el fin de la propiedad privada

Oficina de investigación en el subsuelo de un edificio centenario, a la sazón propiedad de una universidad sudaca. Dos científicos del Conicet, sin otra relación con la universidad que el periódico fracaso en concursos amañados, hacen lo posible por trabajar en un entorno cuyo estado de conservación e higiene es poco menos que deplorable.

- Knock, knock - se abre la puerta y, sin esperar saludo, entran dos mujeres.

- Buen día, somos de "inventario" ¿nos podemos sentar en algún lado? gracias. 

- Ehh... perdón ¿quienes son? 

Dirección de inventario - Lo dice en tono de "¡FBI, put your hands in your head!".

- (officemate boquiabierto) ¿Algún datito extra, como para que entienda de qué planeta caíste? 

- Dirección de inventario de la Universidad, estamos relevando. - suena tipo "¡operativo D.E.A. malditos latinos, todos al suelo!"

- (más boquiabierto) Ahh..... 

- Les mandaron un e-mail para avisarles, estamos reinventariando bienes. 

- ¿E-mail? puede ser... Tené en cuenta que todo lo que está en esta oficina lo compramos con nuestros propios fondos, porque la universidad jamás invirtió un peso en nosotros. Nada de lo que ves es propiedad de la universidad. 

- No importa, nosotros inventariamos todo y después les mandamos una planilla para que ustedes nos informen si algo de lo que inventariamos es un bien personal. - Tono de "¿crees que me convences con esa coartada, miserable negro? ¡Esto es el Bronx, todos aquí tienen algo que ocultar!"

- Mmnn, ok, adelante... - tomá, reinventariate ésta.

Un servidor se pone a rebuscar entre el spam académico para ver si encuentra el mencionado e-mail, mientras las dos féminas miden con una cinta muebles, sillas, computadoras, le pegan a cada cosa una etiqueta numerada que dice "Propiedad de la Universidad", y anotan en una planilla. Finalmente aparece el mail, que dice:

_____________

From:
To:
Sent: Monday, November 21, 2011 1:33 PM
Subject: INVENTARIO!!!

Se informa al Departamento de Física que la Unidad de Planificacion y Control de Gestion de la Universidad se encuentra realizando un recuento fisico de bienes en nuestra Dependencia, el cual se llevara a cabo el día JUEVES 24/11/2011 a partir de las 14:00 hs en dicho departamento, por esto mencionado se solicita su colaboración para permitir el acceso a las distintas oficinas, laboratorios y aulas.


Direccion Economia y Finanzas - Inventario

_____________

- Ehhh, escuchame stachica, el e-mail no dice nada de inventariar la propiedad de los investigadores... 

- No, bueno, pero esa es la orden que tenemos, se inventaría todo, y posteriormente en la planilla que les vamos a mandar ustedes hacen un descargo señalando lo que no corresponde... - "Ten cuidado, sucio italiano, todo lo que digas puede ser utilizado en tu contra"

- Ehhh, no, mirá, mejor dejémoslo acá. Estoy demasiado acostumbrado a las desinteligencias de los no-docentes, así que no me parece prudente confiar en lo que decís, no te voy a permitir etiquetar nada que no sea comprado por la Universidad, porque me temo que me lo terminen reclamando. Este escritorio, por ejemplo, es herencia familiar. Era el escritorio de mi abuelo, que luego usó mi padre, y que finalmente me tuve que traer a mi oficina ante las reiteradas negativas de la Universidad a comprarme un nuevo escritorio. Por supuesto que no le vas a poner una chapita diciendo "propiedad de la Universidad", ni lo sueñes. Tampoco a la computadora, que tuve que comprar de mi bolsillo porque tu colega burocrata inútil de la ANPCyT no me permitió comprarla con un subsidio. 

- Ok, ok, no hay problema. - "Con que esas tenemos ¿eh? ¡ya verás maldito ilegal!"

Este humilde escriba mira la pantalla pretendiendo trabajar, mientras las dos juntagrasas siguen tomando medidas. Escucho que una de ellas, de pié detrás de mi asiento, le dicta a la otra por lo bajo

- Escritorio, caoba, de approximadamente 90x1,50... - "Ahora sargento, aprovechemos que el criminal está distraído contando su dinero."

- Pero escuchame una cosa querida ¿que parte no entendiste? ¡te dije que no inventariaras este escritorio porque es de mi propiedad! De hecho ninguno de los muebles de la oficina es propiedad de la universidad, ni ninguna de las computadoras, no tenés nada que hacer acá. 

- Ok, ok, no hay problema - se van como entraron, sin saludar, murmurando "son demasiados, vamos a la jefatura por refuerzos".

Este blogger sale ligeramente furioso y se dirige hacia la contaduría, para que la inútil de la contadora le explique que demonios está pasando.... con la vana esperanza de encontrarla cumpliendo su horario de trabajo. Mientras tanto en la oficina...


- Knock, knock - se abre la puerta sin esperar respuesta, asoma una cincuentona con anteojos redondos estilo Harry Potter.

- ¡Quien es el jefe de esta oficina! - en muy mal tono

- (officemate, muy tranquilo) Mnnnm, nadie, que se yo... ¿Cristina Fernandez de Kirchner, ponele? 

- ¡Soy la directora del relevamiento de bienes, vengo a inventariar lo que no le dejaron a mis empleadas! 

- Señora, nosotros les explicamos a sus empleadas por qué no podían inventariar estas cosas: son  propiedad privada. 

- ¡Claro, porque ustedes se creen que son los dueños de todo lo que está acá adentro! 

- Ehh, señora, las compramos nosotros con nuestro dinero, es decir somos los dueños. 

- ¡No, porque ustedes compran con subsidios, es decir que no es  de vuestra propiedad! 

- Señora, calmesé, le va a hacer mal. La Universidad jamás nos dió subsidios, y lo poco que compramos con subsidios del Conicet y la ANPCyT es en todo caso propiedad de Conicet y ANPCyT, no de la Universidad. 

- ¡Se equivoca, porque el Honorable Consejo Superior -se escuchan las mayúsculas- dictaminó que todos los bienes comprados dentro de un proyecto de investigación pasan a ser propiedad de la Universidad al finalizar dicho proyecto! 

- Mire señora, lo que el Consejo Superior dictamine sobre objetos que no le pertenecen es irrelevante ¿entiende? Es como que yo dictamine que voy a cogerme a su hija ¿usted me la daría así sin más? 

- Bueno, esta bien, está bien, si no me quiere dejar inventariar está bien, veremos las consecuencias ¡Denme ya mismo sus nombres! 

- (¡Que no, vieja de mierda, que no! ¿que carajo es lo que no entendés?) No señora, si a usted le interesa mi nombre haga una denuncia y que se encargue la policía de determinar mi identidad. Y ahora por favor déjeme trabajar en paz. 

- ¡Cruch! - puerta que se cierra algo violentamente, mi officemate tiene una paciencia notablmente superior a la mía, pero toda cuerda es finita.




__________________________
Estas situaciones, que parecen tomadas de una mala comedia surrealista, constituyen la realidad de todos los días para quienes trabajamos en la Universidad Nacional. Mientras la basura se acumula en los rincones (porque el contrato bajo el cual trabaja la empresa de limpieza "se perdió"), mientras convencemos a inútiles varios de que nuestro trabajo vale la pena (para lo cual hay que explicarles que hacer investigación básica no es "rascarse"), se nos enfrenta todo el tiempo a la inversión de la carga de la prueba, cualquiera que no pueda probar su inocencia es culpable (de robar propiedad de la Universidad, de falsificar su currículum, de faltar a sus horas de clases, de lo que fuere)

Trabajar así todos los días y sobrevivir sin matar a nadie es, y no me decido, o bien un logro del que estar orgulloso, o bien una triste muestra de las cosas a las que podemos acostumbrarnos...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario