miércoles, mayo 14, 2014

Ciencia e ideología

9 comentarios:

  1. Se podría empezar por hacer clasificaciones y unívocos los conceptos, aunque haya pocos datos. Pero ni siquiera se intenta eso.

    En el marxismo la situación es patética, dan vueltas sobre lo mismo desde hace 150 años. Todavía no pueden dar una definición unívoca de "fuerzas productivas" o "plusvalía". Ni siquiera se dan cuenta de esto.

    Muchos intelectuales tienden a creer que la "ciencia social" es algo así como "argumentar para convencer", cuando de lo que se trata es de hipótesis y datos, hipótesis y experimentos, hipótesis y predicción.

    Hay millones de páginas escritas en economía, ciencia política, psicoanálisis, etc., etc., que están de más porque solo obedecen a la intención de "reforzar" una serie elemental de presuposiciones que nunca nadie se tomó el trabajo de tratar de probarlas. Se cree que el "ejercicio argumentativo" es "probar" algo, cuando es solo reforzar la ideología y el prejuicio.

    ResponderEliminar
  2. Me parece a mí que en las ciencias "humanas" lo que sobra es gestualidad, grandes principios teóricos, citas de autores reputados como apelación al principio de autoridad, y mucha autocomplacencia. Y lo que falta es colecta seria de datos, un par de modelitos empíricos que los ajusten, y algo de poder predictivo.

    Escucho o leo varias veces por día a físicos, químicos, biólogos, diciendo "no entendemos este problema, no sabemos por qué la naturaleza se comporta así". Nunca en la vida escuché o leí a un científico "humano" diciendo que no comprende lo que pasa, que no entiende por qué el hombre o la sociedad o la economía se comportan de una dada manera. Me parece a mí que eso es falta de humildad, y sin humildad ante el universo es difícil aprender nada de él.

    La ciencia natural empieza tomando datos, luego construye modelos empíricos, es decir curvas que ajustan los datos pero que no tienen basamento teórico sólido, y finalmente construye teorías tales que predicen el comportamiento observado, con las que luego hace predicciones, que suelen funcionar. Las ciencias humanas van directamente de dos o tres observaciones menores y recortadas, a la propuesta de grandes principios teóricos que ni siquiera explican esas observaciones, y que mucho menos predicen nuevos resultados. Nunca se pasa ni siquiera por colecta de datos, ni hablemos de ajustes empíricos. Quieren saltar del metegol al Maracaná sin pisar ni el potrero ni el club de barrio.

    Yo veo mucha palmada en la espalda para lo que son poco más que enormes barrabasadas o simples cuotas de sentido común, y que en cualquier caso agregan poco en tanto "conocimiento". Mucho ruido y pocas nueces.

    ResponderEliminar
  3. Esos científicos a los que les escuchas decir eso, saben que no importan cuánto argumenten para convencer al otro de la idea o conjetura que tengan. Saben que lo que va a zanjar la cuestión son las teorías que expliquen los hechos que observan o den lugar a enunciados observacionales nuevos o la predicción o un experimento "crucial", en todo caso. Los argumentos, por más elaborados que estén, nada nos van a decir como respuesta al problema o enigma que queramos resolver.

    En las ciencias humanas no se valoriza el momento del "no saber", que es clave, porque nos posiciona en el camino para sí saber.

    En ciencias humanas ocurre como "si todo ya se sabe", se trata de refinar, reforzar, citas de autoridad, lo que ya se sabe.

    Es frecuente escuchar "tus argumentos no me convencen" como si convencer con argumentos fuera lo más importante. Obvio que los argumentos juegan un papel, pero no es el que creen la inmensa mayoría de los cientistas sociales.

    Lo que ocurre en realidad es que todo ese ejercicio argumentativo satisface un prejuicio profundamente no científico basado en predilecciones ideológicas, políticas, culturales, económicas, etc., y, en ese afán, hasta sacrifican la congruencia lógica, ni hablemos de la univocidad.

    Si se corre el prejuicio quedaría en su lugar el momento del no saber, que colocaría a los cientistas humanos en el camino correcto.

    Pero hay problemas culturales heredados muy arraigados en las ciencias humanas. Se confunde lo complejo con lo difícil o complicado y lo simple con lo fácil. Se trata de otro mecanismo al servicio de darle la primacía al ejercicio argumentativo sin fin.

    En ciencias humanas tampoco se deshecha ni se descarta nada, se discute sobre todo siempre. Nunca nadie dice: "bueno voy a tomar tal definición" y no tal otra. O "tal concepto lo entiendo así y no asá". Nunca se hacen versiones unívocas. Si se haría esto la cantidad de lo escrito se reduciría sustancialmente, que es lo que debiera pasar. Entonces los conceptos no se redefinen nunca. Se dan vueltas y vueltas alrededor de ellos.

    ResponderEliminar
  4. Se me ocurre un ejemplo de los problemas de la "ciencia social".

    Por ej., la noción de "valor" en Marx, asociada a tiempo de trabajo social, lo que da lugar a lo que los marxistas llaman "teoría del valor-trabajo".

    Ahí tenés que definir "tiempo", "trabajo" y "social". Qué significado y correspondencias empíricas tienen cada uno de esos términos?

    "Tiempo" es el del reloj? Cuándo empieza el conteo y cuándo termina?

    "Trabajo" es el del operario manual? Qué prácticas abarca el concepto "trabajo".

    Qué es "social" en este contexto?

    Por ej., uno podría pensar que hay prácticas ("trabajo") que se dedican y tienen por objeto disminuir el tiempo de trabajo manual, pero sin producir menos. Son las prácticas que tienen por resultado el aumento de la productividad, por ej.

    El mismo reloj se aplica a medir el trabajo manual y el trabajo cuyo objeto es disminuir el trabajo manual?

    ¿Si hay, en una sociedad dada, una práctica (trabajo) predominante que logra constantemente disminuir el trabajo manual, es decir, que logra aumentos de productividad frecuentemente, entonces la definición de "valor" no sería, acaso, aquella práctica que disminuye el tiempo de trabajo manual?

    No es lo mismo que el "valor" se asocie al tiempo de trabajo que a la disminución del tiempo de trabajo.

    No es lo mismo decir que el valor siempre implicará tiempo y trabajo cualesquiera sea su magnitud que decir que el valor siempre implicará una disminución de su magnitud.

    Por ej., si las matrices energéticas actuales son reemplazadas por molinos de viento y paneles solares (por más enorme que sea la inversión en eso), debido a la mucho menor densidad energética resultante, la fabricación de muchos productos se tornará mucho más difícil.

    Es como que se fabricasen cuchillos modernos y excelentes pero no existiera la práctica de hacer esfuerzo en afilarlos o no tengas a tu disposición afiladores de cuchillos. En ese caso, cuando se empiecen a gastar, cortar un churrasco te va a llevar más tiempo.

    Es evidente que fabricar cuchillos lleva tiempo, afilarlos también y cortar el churrasco también, pero es totalmente irrelevante decir que el "valor" reside en ese tiempo que lleva hacer todo ello.

    En cambio es mucho más relevante asociar el valor con la práctica que lleva a que vas a cortar mucho más fácil cuando comas ese churrasco.

    Este ejemplo refleja que no solo hay teorías profundamente ambiguas en las ciencias sociales sino también son irrelevantes, cualesquiera sea el prestigio o la autoridad con la que estén investidas.

    ResponderEliminar
  5. En ciencias naturales los modelos contienen términos unívocos, ninguno tiene más de un significado.

    En el ejemplo que dí en el comentario precedente, los términos en la "teoría" marxista suelen tener más de un significado, por lo general, implícito.

    Por lo tanto, no es posible hacer algo sin resolver la ambigüedad que permea en todas las teorías sociales, las cuales están formuladas de manera "irrefutable", por lo tanto son irrelevantes.

    Para mi, esta es la primera tarea a resolver. Dar versiones unívocas, cumplir con los requisitos taxonómicos, aún con la endeblez de la base empírica.

    La "teoría" marxista, para ser teoría, debe reducirse a 20 o 30 págs. Hay que desechar mucho, lo que sería sacrílego para la mayoría de sus partidarios. Pero se ganaría en consistencia y fertilidad.

    ResponderEliminar
  6. Una 'naturalización' de las ciencias humanas, en el sentido de que estas adopten si no los métodos al menos la óptica de las ciencias naturales, no parece probable. Más que nada porque esa comunidad está formada por personas que abrazan la prevalencia de la teoría por sobre los datos, y que ven en los datos una especie cárcel para su discurso. Son personas que más que sentir una necesidad de entender cómo funciona realmente el mundo, experimental un deseo de que su explicación, verdadera o falsa, sea aceptada por los otros.

    Y no creo que sea una cuestión de formación sino más bien al contrario: los métodos que son estándar en las ciencias naturales atraen hacia ellas a las personas que sienten interés por entender, mientras que los métodos que son estándar en las ciencias humanas atraen a las personas que sienten el deseo de escuchar su propia voz explicando el mundo a los demás.

    En ese sentido, creo que es mucho más probable una 'humanización' de las ciencias naturales, en el sentido de que los científicos con formación en ciencias naturales se dediquen a entender con sus métodos fenómenos tradicionalmente contenidos en las ciencias humanas. Ya lo vemos con psicología, invadida por médicos, biólogos, informáticos, y físicos que crearon la psicología evolutiva y la neurociencia, la sociología invadida por biólogos que construyen la sociobiología, la economía llena de físicos estadísticos que inventaron la econofísica, etc. En todos estos casos el deseo de aprender que guía al científico natural lo hace atacar problemas humanos, y en ninguno de esos casos la recepción de los nuevos métodos por los cientistas humanos ha sido buena sino todo lo contrario, se la cuestiona... ¡políticamente!

    Me parece a mí que, así como la física dominó el sXIX, la informática el sXX y la biología esta primera década del sXXI, habrá un momento para una 'ciencia natural del ser humano' no muy lejano en el futuro, tal vez en una década o un poco más. Y la razón es que la dinámica de la información ha cambiado tanto que ya no hay lugar para que los egos dominen ningún campo. Ya veremos.

    ResponderEliminar
  7. En las ciencias humanas predomina la "interpretación de datos".

    Por eso es frecuente, cuando hay grandes debates, ver que "datos" idénticos juegan en interpretaciones distintas o contrarias.

    También es frecuente ver que posiciones contrarias (aunque no necesariamente contradictorias) sobre un mismo tema son ilustradas con una selección de datos que apoyaría a cada una de esas posiciones contrarias.

    Es frecuente ver, también, que teorías contrarias se asuman como contradictorias, lo que lleva a la creencia que una de ellas necesariamente debe ser falsa y la otra verdadera, cuando pueden ser las 2 falsas.

    En mi opinión necesitamos gente con una mezcla de imaginación y rigor científico de la ciencia física que pueda trascender las posiciones esclavizantes en ciencias sociales.

    ResponderEliminar
  8. En gran medida eso está pasando en las ciencias de la mente, y espero que con el tiempo se mueva hacia las ciencias de la sociedad.

    Incidentalmente, no tiene nada que ver con esta discusión, pero cuando vi este video me acordé de vos: el video explica que las computadoras pueden identificar correlaciones, pero solo los seres humanos pueden crear un modelo que explique las correlaciones. Solo la mente humana hace ciencia. El video es parte de esta excelente página.

    ResponderEliminar
  9. El Universo es m/n+1, donde m es la totalidad de las dimensiones existentes; n lo que el ser humano conoce; y + 1 lo que va a conocer.

    El buen científico sabe que, siempre, las dimensiones que conozca son una cantidad menor a las dimensiones totales existentes (o que podrían existir).

    Y que, hay algo de esas dimensiones que todavía no conoce, que está influyendo sobre las que sí conoce.

    La computadora no puede hacer este trabajo de descifrar cosas desconocidas, puesto que sus datos dependen de lo conocido y de las suposiciones conocidas.

    Por lo general, los grandes avances en la ciencia física se deben a hipótesis imaginativas con base en observaciones, pero que no se pueden deducir meramente de las observaciones.

    Los ordenadores son una gran ayuda, pero la mente es la que descubre.

    Por eso, a mi juicio, la epistemología hizo muy bien al distinguir el "contexto de descubrimiento" del de "justificación".

    La mente tiene mucha menos limitaciones que los ojos y el resto de los sentidos. Pero eso no autoriza ni a que aquélla divague sin base o vuele sin aterrizar jamás, ni que éstos aniquilen todo despegue.

    ResponderEliminar