martes, septiembre 05, 2006

B. Russell

Y pensar que con el fundamentalismo antitabaco de nuestros dias el maestro queda todavia más provocador...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario