viernes, mayo 09, 2008

Dos maneras de quedar como un chanta

La mala divulgación y la autocoplacencia logran que los pensadores poco cuidadosos se pongan en ridículo de un modo lamentable. Aquí van dos ejemplos:

  • ¿Qué le pasa a la Ciencia con Dios? ¿Qué obstinación la lleva a buscar los dos orígenes que impiden el sosiego de sus días, impiden sus sueños o los transforman en pesadillas? Porque la Ciencia sueña y lo hace sin detenerse. Es una soñadora obsesivo-compulsiva. Busca el origen del hombre y el origen del Universo. En cuanto a ambas cosas, los teólogos, sin que les falte razón, ya han dicho que aun cuando se encuentre el origen jamás se encontrará el comienzo. Vayamos al nuevo juguetito que están a punto de accionar. Es una máquina tan gigantesca que ni siquiera podemos imaginarla. Lo que sabemos es que ya llevan 15 años construyéndola y que su costo final, pues ya está construida, ha arribado a la cifra, no modesta, de 40.000 millones de euros y, sí, leyeron bien. ¿Qué se lograría con este aparatejo? (Que lo es, ya que su grandeza es nada, es una nimia insignificancia en la vastedad de aquello cuyo origen busca develar.) El aparatejo nos permitiría encontrar la primera primerísima partícula a partir de la cual salió todo lo demás. Que sería el Universo. A esta primera primerísima partícula se le ha dado el nombre, más bien estúpido, de la “partícula de Dios”. Pareciera que esta partícula tendría una millonésima de millonésima de segundo de “vida”. Atrapándola ahí, cuando casi no ha nacido, cuando el Universo era apenas esa increíble casi-nada, esa casi-inexistencia pero, sin embargo, un indudable ya-algo, lo atraparíamos en el momento de su casi-ya-nacer. No soy científico ni teólogo, pero el problema del origen acaso quedara solucionado. Todo surgió de esa partícula. Queda por resolver, algo que resulta evidente para cualquiera menos, según parece, para los científicos, qué fue lo que originó a esa partícula. Lo que nos lleva al comienzo. Si a la partícula se le llama la “partícula de Dios”, el problema de Dios sigue en pie: fue Dios el origen de esa partícula, que, no en vano, no sólo lleva su nombre, sino que es de su pertenencia, su posesión se le atribuye, dado que la partícula es “de Dios”. En todo esto se han gastado 40.000 millones de euros. De euros, no de dólares, pues se nos informa que el proyecto es británico y su genial cabeza es la del científico Peter Higgs, cuya foto se adjunta y cuyo rostro no pareciera diferenciarse demasiado del de un anciano bibliotecario, un plácido farmacéutico o un médico de la selección británica de fútbol. (nota completa aca)
  • ¿Quién le puso ese nombre al boliche? La cuestión deberá formar parte esencial de las investigaciones. Los sospechosos deberán responder a esta pregunta fundamental: “¿Ustedes creían manejar un boliche para cavernícolas y no para seres humanos? ¿Creían que eran apenas simios los que pagaban su entrada, enriqueciéndolos, y luego se enajenaban en rituales primitivos?”. Sí, eso creían. Dado que en un gesto de gran cinismo (y ahora se revela: de gran crueldad) le pusieron al boliche ese nombre: República Cromañón. Uno puede imaginar a Chabán y sus socios muy divertidos con la idea: “Ya que les robamos los clientes a la bailanta pongámosle al boliche un nombre adecuado a nuestra nueva clientela”. Los chicos de la clase media del rock (empobrecidos durante el menemismo) fueron a engrosar los números de los marginados, de los desclasados. ¿Cómo perder esa clientela? Aquí, Chabán y los suyos deciden bajar el nivel y llegar hasta donde el “público” ha llegado: a las cavernas. De la elite que fue Cemento en los ’80 a la “grasada multitudinaria” de comienzos de siglo que se agolpa en República Cromañón. Que es una forma algo oculta de decir: “El planeta de los simios”.Para no perder tiempo: si uno agarra un libro sobre la prehistoria humana va a encontrar alguna información sobre la “República” que menciona el nombre del boliche. “En la aurora de la humanidad (Paleolítico inferior) vivían seres que ya caminaban erguidos y cuya mano se había librado de la necesidad de contribuir a la locomoción” (Historia universal: prehistoria, Siglo XXI, p. 22 y siguientes). Estos “seres” eran los “neardental” y los “presapiens”. Por aquí se ubican los “cromañones”. “Su cráneo, aunque todavía alargado, se muestra más ancho y bajo que en el grupo precedente (los Combe-Capelle) y con un menor desarrollo de los arcos superciliares. Se caracterizan asimismo por su cara ancha, baja y disarmónica en relación al cráneo, y por la ubicación bajísima de las órbitas” (p. 34). ¡Cómo se habrán divertido Chabán y los suyos al encontrar el nombre del boliche! ¡Qué hallazgo, qué imaginación tiene esta gente! Habrán dicho (hasta es posible “verlos” en acción): “Hagamos un boliche para los pobres. Le sacamos los clientes a la bailanta y los juntamos en una república prehistórica. Los amontonamos como lo que son: monos, tipos de las cavernas, tipos presapiens, simios del paleolítico inferior”. ¿Cuánto vale la vida de un cavernícola? ¿Cómo se iban a preocupar (los ingeniosos dueños de República Cromañón) de la seguridad de sus “clientes”? ¿Para qué gastar energías y dinero en cuidar la vida de unos cuantos simios prehistóricos? (nota completa aca)

Para no entrar en detalles, digamos que absolutamente todas las referencias a cuestiones científicas en los fragmentos citados son llanamente incorrectas. Agreguemos que eso hubiera sido muy fácil de comprobar con sólo acceder a Wikipedia antes de escribirlos. Desde que los cromagnones no eran monos, y que no existe ninguna partícula de Dios (!) de donde surgió todo, hasta que Peter Higgs no está a la cabeza de ningún proyecto para buscarla, incluyendo de paso que si el proyecto fuera británico el costo estaría en libras y no en euros. Y varios etcéteras...

Ahora bién, si detecto estas animaladas cuando el escritor se refiere a temas que conozco ¿con que seguridad puedo leerlo cuando habla de los temas que no conozco?

En fin, que la soberbia no te quite la dignidad....

21 comentarios:

  1. Pero don Severian, no se me amargue por estas nimiedades!!!

    Es que Ud. no ha leído ni suficientes novelas periodísticas, ni históricas, ni religiosas.
    Si quiere una gastritis de las buenas, puede explorar alguno de esos ítems, o si quiere, empezar a leer sociología. :P

    ResponderEliminar
  2. Milkus:

    Lo que pasa que en la novela el elemento de ficción está presente desde el principio. Entonces si me dicen que a Rosas lo trajo un plato volador, lo evaluo en función de su utilidad para el argumento, no en función de comprender mejor el mundo. Novela perodística recuerdo A sangre fría, que la verdad me gustó bastante. De nuevo, no voy a creer en ningún momento que esos hayan sido los hechos, sino una buena ficcion basada en ellos, la diferencia no es menor. En cuanto a la sociología... la buena es escasa y cara, como el vino de Oporto.

    Ahora bien, si el filósofo a quien yo escuchaba anoche hablando de la filosofía de Hegel y de cómo ésta refleja el exito histórico de la burguesía al adueñarse de la realidad, esta mañana publica en la contratapa de un diario nacional un comentario sobre el LHC lleno de errores e inventos tales como la partícula de Dios (y la parte que no copié del artículo es todavía peor) ¡Qué me queda de lo que creí aprender anoche! ¿Habrá leído a Hegel con la misma superficialidad con la que leyó sobre el LHC? ¿en una fuente de segunda mano igual de tonta? Si entonces recuerdo que el mismo filósofo una vez llamó "simios" y "monos" a una raza humana extinta (tan sapiens como la raza negra, caucásica, o australiana), en un comentario que se llamaría simplemente racista si la raza hubiera tenido la fortuna de sobrevivir ¿no tengo que sospechar que leyó sobre Hegel en libros igual de anticuados?

    Mi conclusión es que a ese señor no le creo más nada. La chantada es como las avenidas porteñas, tiene una sola dirección, volver implica el esfuerzo de cambiarse de calle...

    ResponderEliminar
  3. Cito Wikipedia, artículo "Bosón de Higgs"

    En la ficción:

    Hay que mencionar que los bosones de Higgs se denominan a veces, en algunos articulos populares, como las 'Partículas de Dios' o 'Partículas Divinas' a raíz del título de un libro no científico (libro de divulgación científica) escrito por Leon Lederman, laureado con el Nobel en 1988. Esta forma de nombrarlo está muchas veces envuelta con propiedades fantasiosas. En la teoría actual de la partícula solo se desconoce el valor exacto de su masa


    Cito Wikipedia, artículo "Hombre de Cro-Magnon"

    El Hombre de Cro-Magnon es el nombre con el cual se suele designar al tipo humano correspondiente a ciertos fósiles de Homo sapiens (es decir, la especie humana actual), en especial los asociados a las cuevas de Europa en las que se encontraron pinturas rupestres.

    Así de fácil era no meter la pata.

    ResponderEliminar
  4. Para mí Feinmann ya no puede leer nada, tan enamorado está del sonido de su propia voz, tan embelesado con la construcción de sus propios ¿pensamientos? que no le queda espacio en working memory para procesar nada más.

    Aníbal.

    ResponderEliminar
  5. Pse. Me pregunto como puede haber ganado reputación de tipo instruído e inteligente, alguien que basa dos largos artículos en afirmaciones refutables con sólo tres palabras: "www", "wikipedia", y "org"...

    Supongo que la respuesta es que yo no escribí esas tres palabras hasta que me gritó en la cara "soy un chanta" en los artículos referidos, y lo hice sólo porque conozco un poco sobre los temas de los que habla... Alguien que los ignore, dirá "pucha, che, este Feinmann sabe también de física experimental de altas energías y de paleo-antropología"

    Es tan fácil chantear...

    ResponderEliminar
  6. Tu reflexión es muy interesante. La verdad es que desde hace algunos años no leo el diario. Quiero decir solo leo el deportivo de La Nación los lunes y alguna que otra nota editorial del mismo diario a modo de estar al tanto de los parte de guerra de enemigo. Dejé de leerlo porque me pasaba lo mismo que a vos pero en mi caso en relación a la política ¿si no les creo nada de los que dicen en política, si se que miente en estos temas, cómo hago para creer en temas de ciencia, etc...
    Desde hace un para de años leo blogs, libros, algunas editoriales pero diarios no. Mucho menos Página 12 que es el menos serio de todos.

    PD: me ocurre algo parecido con los periódicos de los partidos de izq. Son irresponsables, ni ponen fuentes, son verborrágicos, acomodaticios y fabuladores

    ResponderEliminar
  7. A veces sospecho que es también una cuestión generacional.
    Mi generación (y varias otras) amontonaron en su formación mucho de ese conocimiento inútil, heterogéneo, anecdótico y tautológico llamado comúnmente "cultura general".
    Entonces nos es fácil darnos cuenta cuando Federico Andahazi cita textual un fragmento de la Metafísica de Aristóteles que no existe; o un diario de la Patagonia le pasa factura a la Inquisición por lo que pasó con las brujas de Salem; o un pasquín de 12 páginas habla de Bush como un católico conservador; o una revistita que se hace la "Viva" habla de los nuevos rumbos de las investigaciones psiquiátricas, que son nuevos desde hace 40 años.
    Hoy muchos pibes de 20 sólo están socialmente entrenados para intentar levantarse a la minita de al lado; tomar la birra con los amigos;fumarse el porrito para "sentirse bien"; y elevarse a las alturas éticas de una campaña para preservar de la extinción a la palometa verde del Paraná. El resto, pan y circo.
    Sí ya sé, suena como queja de viejo de mierda y que sólo le falta decir "esta juventud descarriada ...".
    Qué querés que te diga ... esta juventud está descarriada ...

    ResponderEliminar
  8. Milkus:

    Seamos justos, algo de la culpa la tenemos nosotros. Por haber permitido una reforma educativa que terminó con lo poco que quedaba de la educación universal. Por haber sido tibios a la hora de resistir. Del marxismo no soy más que un profanador, pero que quiere que le diga, me suena que con este tipo de cosas el poder sonríe, no queda nada parecido a una resistencia inteligente, los intelectuales de izquierda son ladris que respetan tan poco a sus lectores que no chequean la información en la que basan sus articulos...

    Sabe, me siento como Jacopo Belbo en "El Pendulo de Foucault", cuando acusaba a la generación de los 60's y 70's a la que había envidiado profundamente, de haberse suicidado perdiendose por las ramas del pseudoconocimiento... (y ahora voy a tener que releer el libro hasta encontrar la cita)...

    Lo peor es que es un viaje de ida, quien quiere desenmascarar esa impostura es acusado de agente del sistema... ¡por los intelecutales berretas que no son sino agentes del sistema! En fin, es muy deprimente todo esto.

    Será que yo también soy un viejo de mierda...

    ResponderEliminar
  9. Creo que cuando uno va a escribir de algo que no tiene mucha idea tiene que estudiar todo lo posible. Si vas a hacer una nota te alcanza con textos de divulgación pero plantear hipótesis ya es otra cosa, requiere un mayor estudio, pero he podido ver que los filósofos en general desprecian en gran medida lo concreto. He llegado a escuchar a filósofos sostener que para poder modificar la realidad no era necesario estudiarla. Una barbaridad.

    ResponderEliminar
  10. Verdugo: Ud. lee un suplemento deportivo oligarca ¿dice algo de futbol o solo habla de polo y cricket? :^)

    Respecto de las publicaciones de los partidos de izquierda, a mi me pasa algo muy ambiguo: leo sobre los negociados bajo la mesa de cada medida de gobierno de cada gobierno que hemos tenido, leo quienes son los verdaderos beneficiarios de una dada medida, y en general lo que se dice no suena imposible. Pero hay poco o nada de análisis político. Que hacer, que apoyar, que denunciar, donde presionar. Se quedan en la denuncia, con la certeza jactanciosa del destino histórico ¡y lo unico que logran es posponer indefinidamente ese destino!...

    Luk@s: uno puede escribir, uno puede dar una opinión, uno puede plantear preguntas. Eso se puede hacer desde las limitaciones que todos tenemos en cuanto información y conocimiento. Pero se entiende que si uno piensa basar su tesis completamente en una dada información, al menos debería chequearla, en especial si sabe que mucha gente tomará en serio esa tesis por provenir de un intelectual bien reputado.

    ResponderEliminar
  11. Ahhhhh... Joseph Paul Feinmann, claro, claro.

    Si supieras las imbecilidades que ha escrito desde el punto de vista político no te asombrarías tanto... pero claro: la política es un terreno mucho más difícil de desenmascarar.

    Haciendo estricta justicia, y con la salvedad explícita de que mi formación filosófica es paupérrima, Feinmann ha escrito un curso de filosofía que me parece muy potable e interesante, y también lo ha parecido a gente que conozco que sabe mucho más que yo.

    Ese es el problema: todo hay que comprobarlo y fiarse es complicado.

    ResponderEliminar
  12. Severián: el deportivo de La Nación tiene varias ventajeas con respecto a sus competidores del género.
    a)No está escrito con los pies
    b)Buena o mala pero tiene editorial.
    C) El Ranking de la contratapa por JPV brinda un buen pantallazo de cultural general deportiva.
    d) hay noticias de ajedrez.
    e) Le dan bola al tenis, con criterio y explicaciones pertinente.

    En cuanto a los periódicos de izq. es verdad que no dan política. Eso se debe a que no tienen línea política en el P y por lo tanto carecen de línea editorial. El único que rescato es "El Comba". La media docena que recibí en cinco años eran feos estéticamente, bastante mal redactados pero con una clara línea política, con peso específico propio. Quiero decir, no van cómo furgón de cola de los temas que propone la burguesía

    ResponderEliminar
  13. Hay otras maneras de quedar como un chanta. Una es citar pseudo enciclopedias escritas desde el anonimato por cualquier gil con tiempo y ganas. Y no afirmo que Ud. haya aprendido lo que sabe en suplementos de la Billiken pero ¿entonces cómo mandar al lego a informarse mediante artículos anónimos en un comercio de Todo x 2 $? En fin...
    Roque

    ResponderEliminar
  14. Ay Roque, Roque.... que bardero al pedo lo tuyo...

    En los pocos temas sobre los que algo sé (como es el caso del LHC, el "proyecto británico" del ladri de Feinmann), lo que dice Wikipedia es absolutamente correcto. Son temas altamente técnicos, así que dudo los articulos puedan ser escritos por cualquier gil con tiempo y ganas (lo que sí sucede con los comentarios en un blog). Aunque para tipos de tu nivel, podés ir directamente a las fuentes, por ejemplo acá o acá.

    En los temas sobre los que no sé tanto pero algo he leído, como el caso del Hombre de Cro-magnon, lo que dice Wikipedia se puede verificar en cualquier libro de divulgación razonable (los de Richard Leakey, por ejemplo). Basta con abrirlo. Algo que Feinmann no hizo. También podés leerte algo mas técnico, claro, es cuestión del esfuerzo que quieras hacer para verificar algo trivial.

    Los artículos de Wikipedia sobre temas científicos son en general escritos por científicos (muchas veces estudiantes o posdoc jóvenes que pegan monografías que han hecho para alguna materia, o profesores que comparten el material de las páginas de sus universidades). Muy rara vez encontras fruta, generalmente escrita por algún paracaidista que estaba de paso y creyó tener algo que decir, y en ese caso la fruta dura muy poco, hasta que alguien la ve y la saca.

    Conclusión: si quisiera "darmelas de vivo" pondría los links a la literatura técnica. Cualquiera puede leerla con tiempo y ganas. Pero no sirve para nada en esta discusión salvo para hichar el ego de quien lo haga. Asi que, mi estimado, a bardear a otra fiesta.

    ResponderEliminar
  15. Severian,

    Feynman es un chanta como tanta intelectualidad progre argentina: sospechá de todo tipo que admira a Hegel, porque en general se basan en su oscuridad para ganar chapa de sabios...

    Ahora, te aseguro que el suple deportivo de La Nación si bien le da mucho espacio a temas de polo, tambien es cierto que es muy bueno en futbol y cubre muchos deportes que otros diarios mas progres ignoran olimpicamente

    ResponderEliminar
  16. Igual con lo del suplemento deportivo estaba jodiendo, yo jamas lo miro. En deportes no pasé de la bolita (y no era muy bueno). En ajedrez me cagan a goles. El fútbol es para mí "eso que hace mi cuñado los domingos, que me obliga a bancarme a mi cuñada en mi casa". Fui gimnasta mediocre en algún momento, pero ya se me olvidó.

    ResponderEliminar
  17. "Si entonces recuerdo que el mismo filósofo una vez llamó "simios" y "monos" a una raza humana extinta (tan sapiens como la raza negra, caucásica, o australiana)".
    A fuer de rompebolas, el concepto de raza que usás es tan desafortunado como el de JPF en cuanto a la especie. La división de la especie en razas es una antigüedad insostenible. Hay más variedad genética entre los "negros" africanos que en todo el resto de los humanos del globo, que vienen de una pequeña rama de ese acervo genético.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Ariel;

    Tuvimos alguna discusion sobre las razas, en este blog o en otro, no lo recuerdo.

    A los fines del del post, podés reemplazarla por "grupo humano con características físicas y/o culturales distintivas, derivadas de un aislamiento geográfico previo de larga duración histórica". Esa frase ciertamente se aplica a los hombres de cro-magnon, al menos hasta el punto en el que la alocución "hombre de cro-magnon" denota algo distinto de la alocución "europeo moderno". Y tambien se puede aplicar por ejemplo a los american WASP, al menos hasta el punto en el que "WASP" denota algo distinto de "African-american", o a los samis (lapones escandinavos), al menos hasta donde esa palabra denota algo distinto de "nordico escandinavo". Fijate que si tales "características físicas y/o culturales distintivas" no existieran, nunca se hubieran acuñado palabras distintas para designar a esos grupos humanos.

    Si es cierto que hay grupos humanos identificables por una palabra específica (y claro que los hay, cuando leiste "african-american" en el párrafo anterior pensaste en un hombre de piel oscura y labios gruesos, distinto del que te evocó la sigla "WASP", cuando leiste "lapón" no pensaste en la misma figura que al leer "nordico") llamar "raza" a esa palabra, o llamarla "origen sociocultural" o llamarla "jueves" me parece irrelevante, la higiene político-idiomática no es muy útil: la idea de "raza" es tan causa del racismo cuanto la idea de "higado" es causa de la hepatitis... Si se demostrara cierta la tesis de Wolf-Shapiro, ciertamente sería a un nivel mucho más sutil que ese.

    Y fijate que todo esto es independiente de la justificación biológica de la palabra "raza". Haya o no diversidad genética entre los asiáticos, ciertamente podés distinguir a un indio de un chino en la enorme mayoría de los casos, tanto como podés distinguir a un tipo de ascendencia senegalesa de otro de ascendencia hungara. Sin ninguna necesidad de tomarles una prueba de ADN, solo prestando atención a las características físicas. Claro que la distincion no es universal, y que si buscás lo bastante podés encontrar senegaleses que cualquiera confundiría con hungaros, pero eso no prueba la inutilidad de un concepto sino solo sus limitaciones. Hay situaciones en las que no se puede distinguir a un electrón de un neutrino, porque la diferencia entre ambos se desdibuja, pero eso no implica que tal distinción no tenga sentido, sino solo que tiene limitaciones, algo que sucede con cualqueir palabra cuando la aplicamos a la descripción de la realidad.

    ResponderEliminar
  19. El punto es mucho más simple: a todos los efectos prácticos, el Cromagnon es de la misma especie que JPF.
    Lo de la raza (desde los orígenes del concepto a su conveniencia o no para la antropología) pasa porque lo usás con cierta liviandad antropológica, cuando hacés referencia en realidad a un hecho biológico o paleontológico, que se aplica de otro modo. Esa liviandad es entendible y efectiva en el contexto en que la aplicás, pero no deja de ser un poco ruidoso, al mismo tiempo, hacerlo en una crítica del uso incorrecto de conceptos y hechos científicos que hace JPF.
    De todos modos, más que discutirlo acá, es mejor siempre leer a un tipo como Stephen Jay Gould, que la tiene re-clara en estos asuntos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Psee, el contexto podría inducir a confusión sobre el alcance biológico que se le da a la palabra "raza", pero no lo creo. Dije claramente en el post que, al ser el hombre de cro-magnon tan humano como JPF, al llamarlo "mono" comete un acto de racismo, no excusable en el hecho de que la raza en cuestión esté extinguida (y aquí podés leer "raza" en el sentido anterior, o como quieras, la conclusión es la misma).

    ResponderEliminar