viernes, febrero 19, 2010

Cosas a las que nos acostumbramos

La desidia institucionalizada ¿no es mucho peor que la maldad?... (link)

9 comentarios:

  1. Sí, es mucho peor.

    Son muy pocos los que cumplen un trabajo como debe ser.

    Si no hay jefes como la gente, quién da el ejemplo?

    ResponderEliminar
  2. No sé si peor, pero se disimula más fácil...

    ResponderEliminar
  3. Amigo Severian
    Al espantoso caso Pomar, se suma ahora el caso del pibe este, hijo de Grimau y Leonor Manso.

    Más de un mes tirado en una morgue a 10 cuadras de su casa, y nadie que haga lo necesario para reconocerlo.

    Intervinieron 10 o 15 organismos públicos... de gente que cobra sueldos para no hacer su trabajo.

    Solo espero que rueden algunas cabezas.

    ResponderEliminar
  4. Amigos:

    Por alguna razón, blogger dejó de enviar los comentarios a mi gmail. Los ví recién hoy al entrar al escritorio. Perdón entonces por la tardanza en su publicación.

    ResponderEliminar
  5. Luz:

    Si, ese es otro ejemplo por el que deberían rodar cabezas. Quiero decir literalmente, habría que guillotinar en la plaza pública a todos los involucrados.

    Si la desidia provoca este tipo de cosas cuando se trata de los muertos, ni pensemos lo que sucede con los vivos. ¿Cuantos morirán en los hospitales públicos solo porque alguien declara un tratamiento como administrado sin moverse de la silla? ¿porque alguien firma un análisis de sangre como normal sin molestarse en hacerlo? En fin...

    ResponderEliminar
  6. ¿Quieren leer algo hilarante que los anegará en llanto?

    http://jmfonrouge.blogspot.com/2010/02/policias-caidos.html

    ResponderEliminar