lunes, febrero 28, 2011

Ciencia sudaca: el sistema científico argentino I

Infinitas discusiones con Ayj, acá y en otros lados, convergieron el otro día en un intercambio de mails donde me tomé el trabajo de detallar como funciona la finaciación de sistema científico argentino. Dado que escribí bastante, me parece natural postearlo acá para que algún curioso ocasional lo aproveche y, por qué no, para que algún colega me insulte:

1- Sueldos de becarios e investigadores

La primera pata de la financiación del sistema científico es el pago de los sueldos a los que trabajamos en él. Éstos los paga el Conicet a través de su Programa de Becas y de la Carrera del Investigador Científico, y las universidades a través de los cargos con Dedicación Exclusiva y del Programa de Incentivos. En detalle:

1a- Sueldos pagados por el Conicet

1a-1: Programa de Becas: El programa de becas supo ser muy sucio durante el menemismo, pero desde entonces se ha vuelto cada vez más transparente. Hoy diría que es razonablemente claro cuales son los criterios que se utilizan para asignar una beca. Lo mínimo necesario es un título universitario con un promedio arriba de 8, un director de investigación con un mínimo de papers publicados, y un plan de trabajo decente.

Las becas se asignan a personas jóvenes que se inician en la investigación y que están realizando o acaban de terminar un doctorado. El orden de méritos y el número total de becas asignadas lo decide una comision ad-hoc que se renueva anualmente. Conozco personas que han formado parte de esas comisiones, y hay de todo: politicoides acomodaticios y científicos serios con trayectoria. En este caso no hay "referato de pares" posible, ya que un becario es alguien que se inicia y que no tiene ni papers publicados ni citas, así que la evaluación por comisión, aún mejorable, no está mal en principio.

Al finalizar la beca, el becario presenta un informe con lo actuado. El informe es analizado por la una comisión similar a la que otorgó la beca, y si es rechazado se le puede pedir que devuelva todo el dinero. Seamos claros: que devuelva por completo el sueldo que cobró durante tres años. Por ejemplo, si el becairo no publicó papers ni libros durante la duración de la beca, el informe se rechaza y el dinero debe devolverse peso sobre peso. Eso, que ha sucedido en un número no despreciable de casos, es mucho más exigente que lo que se pide en ningún otro trabajo, ni público ni privado.

1a-2: Carrera del Investigador Científico: Estos puestos son los que ocupamos los investigadores del Conicet ya formados. Para entrar a la carrera se requiere un título de doctorado o equivalente y un buen registro de publicaciones.

La evaluación se hace por referato de pares, en general conacionales o nacionales de otros países de la región. Por ejemplo, muchos de los ingresos a la carrera argentinos son evaluados por referíes chilenos o brasileños. Esto funciona razonablemente bien, y si bien en los últimos años la idea del Kirchenrismo de ensanchar la pirámide poblacional de los investigadores hizo que entrara mucha gente, entre la que se filtraron algunos "suboptimos", en general el tipo que ingresa a carrera es un tipo con antecedentes suficientes en investigación.

Una vez ingresado, el investigador tiene que presentar informes de su trabajo todos los años o cada dos años dependiendo de la categoría. Estos informes son evaluados por una comisión ad-hoc. Si dos informes consecutivos son rechazados (o si se rechaza un informe y un pedido de ascenso) el investigador se queda en la calle. Esto, que sucede en los hechos con alguna regularidad, es mucho más de lo que se le pide, digamos, a un docente secundario, quien puede dedicarse a hablar de fútbol con sus alumnos el resto de su vida sin que nadie le pida cuentas, o a un médico de un hospital público, que puede faltar de su trabajo con regularidad sin que nadie se lo reclame. 

En conclusión: tanto las condiciones del ingreso a la Carrera como el Programa de Becas podrían mejorar, pero al momento funcionan muy bien si se los compara con otras instituciones (ver más abajo) y con lo que el Conicet mismo era hace unos diez años. Una posible mejora sería volver obligatorio el referato de pares internacionales ajenos a la región para el ingreso a carrera, y no me parece imposible que eso se termine implementando. En eso el Conicet objetivamente ha mejorado muchísimo y está mejorando aún. En cuanto a la permanencia, las condiciones son bastante más estrictas que en otros trabajos del estado. Podrían mejorarse por ejemplo enviando los informes a evaluación de pares extranjeros, para evitar amiguismos dentro de la comisión.



1b- Sueldos pagados por las universidades

1b-1: Cargos con Dedicación Exclusiva: los cargos "con dedicación" son cargos docentes donde se asume que el docente se dedica a la investigación todo el tiempo que no está dando clases.

Se obtienen por concurso de antecedentes, la evaluación está a cargo de una comisión ad-hoc. Al menos en los casos que me ha tocado ver, los criterios utilizados son diametralmente opuestos a la seriedad científica. Se consideran como antecedentes de peso cosas tan absurdas como por ejemplo: los años de experiencia docente (lo que quiere decir que se potencia que queden los que ya están), la actividad en "gestión" (es decir en rosca política), y la obtención previa de subsidios (en lugar del uso que se haya hecho de ellos). A todos esos ítems se les suele dar un peso en conjunto mucho mayor al de las publicaciones y las citas, al extremo de que esta últimas casi nunca se tienen en cuenta.

Esos cargos en general duran un número finito de años y se reconcursan. Eso, que hablaría de una trasnparencia notable y una gran apertura a la renovación, se matiza bastante cuando se observa que en general los concursos se amañan para que vuelva a ganar el mismo que ya posee el cargo. Incluso el sentido común del ambiente a evolucionado hacia la naturalización de la corrupción: en la mayoría de las facultades es visto como una deslealtad el hecho de presentarse al concurso de un cargo que está siendo ejercido por otro. Quienes lo hacen son odiados con fruición.

1b-2: Programa de Incentivos: los sueldos universitarios son tan bajos, y la calidad de la investigación que se hace en las universidades tan mala, que durante el período de La Rata a alguien se le ocurrió inventar un programa de "incentivos" económicos para mejorar ambas cosas.

Las condiciones para cobrar incentivos son kafkianas, nadie sabe muy bien que es lo que hay que hacer y cómo. Se exige tener un cargo docente cuya dedicación en horas no está nunca clara y varía a lo largo del año, se exige pertenencer a un "proyecto de investigación acreditado" pero como tal no cuentan ni los PICT ni los PIP, que son los proyectos que acreditan las principales instituciones de investigación, y sí cuentan los proyectos de las universidades, que en general se asignan a dedo y son pura careta (ni siquiera involucran dinero, son solo fachada para cobrar incentivos), finalmente se exige estar "categorizado" es decir haber pasado por una tortura burocrática espantosa que se abre irregularmente una o dos veces por década y que se resuelve años después de la apertura. El sistema es tan absurdo que nunca se paga a tiempo, este mes recién están liquidando la primera cuota de 2009.

La evaluación del programa de incentivos es por comisión ad-hoc, en general de la misma universidad, por lo que los amiguismos y zancadillas son cosa de todos los días. En mi universidad, el informe se presenta a través de un sistema informático que sólo corre en Windows 98 (100% true, no exagero), por lo que muchos grupos mantienen en un rincón una computadora vieja que usan una vez al año solo para eso.

En fin, el programa de incentivos es una forma de dar un aumento de sueldo encubierto y sin pagar aportes, y de dar poder a quienes lo administran.

En resúmen, tanto los Cargos con Dedicación Exclusiva como el Programa de Incentivos no tienen evaluación de pares sino por comisión ad-hoc, y son la vergüenza de la academia argentina. Habría que eliminarlos, directamente. El Programa de Incentivos habría que cerrarlo y en todo caso transferir ese dinero a un aumento de los sueldos, los cargos con Dedicación Exclusiva deberían concursarse en todos los casos con jurados externos internacionales y por fuera de las amañadas reglamentaciones universitarias.



Con esto termino con el primer punto, que involucra los sueldos de becarios e investigadores. Hay un claro contraste entre el Conicet el cual, aunque mejorable, hoy es al menos claro en sus reglas del juego y estricto en sus evaluaciones (mucho más que la mayoría de las otras reparticiones públicas),  y las universidades, las cuales se han transformado en una fiesta de la mediocridad, y para quienes la única solución que se me ocurre es desplazarlas de la administración de ese dinero. En este ítem no cuento ni a la CIC, porque el número de becarios e investigadores que mantiene es minúsculo, ni a las becas de la Agencia, porque son pocas y poco representativas.

10 comentarios:

  1. Respecto a la evaluación de la comisión de pares, para el caso de becas, te cuento un caso que me toca de muy de cerca... solicitud de beca post-doctoral, en una de las áreas duras, año 2010, denegada con un montón de situaciones cuanto menos inentendibles (como no otorgar el máximo puntaje por director cuando dicho director satura en todos los items y tiene una trayectoria extensisima y el más alto nivel). Año 2011, misma cantidad de papers, igual capitulo de libro escrito, etc, beca aceptada, y ahora si el mismo directory el mismo codirector con el máximo puntaje sin que estos hayan variado significativamente su situación.

    Segundo punto, la evaluación en función de los papers escritos, tal vez sea el menos malo de los sistemas, pero seguramente conocerás gente que tiene 5 papers en un año. Por lo menos yo si, y mucho más de uno. Y me consta que en muchos casos ni participaron del trabajo y van como primer autor, (en teoría solamente porque el director del grupo necesita sumar a sus antecedentes becas doctorales).

    Y tercer punto, los directores dirigen, pero no son responsables de nada, muchas veces te toca un director que te lleva bien, te indica por donde trabajar, te marca errores, y muchas otras te tocan directores que si escribiste un paper, tardan 3 o 4 meses en leerlo y otros tanto en darte el ok para publicarlo. No entiendo (desde el costado digamos), como un tipo suma antecedentes por ese trabajo si sale bien, y si lo hace sale mal no pasa nada.

    Por último, los criterios que la comisión evaluadora toma, nunca son claros a priori, siempre se cambian sobre la marcha de acuerdo a decisiones de no se que índole (aunque uno muchas veces sospecha).

    Entiendo que es mejor la situación que en los 80 / 90, pero lejos está de ser la ideal. Reitero, es mi percepción desde el costado (una madre investigadora independiente, una esposa becaria post-doctoral).

    saludos!

    PD: lo de entrar con promedio de 8 o superior, al menos desde el 2003 un poco se ha relajado (en el 2002 fue así porque mi promedio fue de 7.82 y no ingresé, aunque lo asocio a cuestiones presupuestarias también). Conozco caso de 2003 en adelante que han ingresado a becas hasta con aplazos. Es para ensanchar la pirámide supongo, el tema, que nunca entendí bien, es porque si esas personas, que en teoría son los mejores formados de carreras universitarias (es decir una minoría altamente capacitada), si no entran a carrera son abandonadas a su suerte por el estado. ¿No es un despropósito? Porque por otro lado, si con un PhD vas a pedir trabajo a la industria, al menos hoy te dicen que estás sobrecalificado, nadie quiere un subalterno más calificado que el jefe. Esa parte nunca la entendí bien.

    ResponderEliminar
  2. Respecto a la evaluación de la comisión de pares, para el caso de becas, te cuento un caso que me toca de muy de cerca... solicitud de beca post-doctoral, en una de las áreas duras, año 2010, denegada con un montón de situaciones cuanto menos inentendibles (como no otorgar el máximo puntaje por director cuando dicho director satura en todos los items y tiene una trayectoria extensisima y el más alto nivel). Año 2011, misma cantidad de papers, igual capitulo de libro escrito, etc, beca aceptada, y ahora si el mismo directory el mismo codirector con el máximo puntaje sin que estos hayan variado significativamente su situación.

    En efecto, las comisiones asesoras cambian de año a año, lo que hace que los criterios no sean siempre los mismos. Eso, que por un lado puede ser visto como arbitrariedad, por otro lado tiene el efecto beneficioso de aumentar la estadística. Me explico: la evaluación por comisión asesora tiene la característica de ser demasiado sensible a las amistades y enemistades de los miembros de la comisión. Si estuvieran formadas uniformemente todos los años por las mismas personas, que usarían siempre los mismos criterios, habría algunos candidatos que serían irrevocablemente excluídos por no tener los amigos correctos, y otros cuya eficiencia jamás sería evaluada seriamente, precisamente por tenerlos. Esto incluso sin hablar de mala voluntad, sino de simple sesgo involuntario a favor de las personas conocidas.

    El sistema me parece mejorable, pero podría ser peor. De hecho, fue mucho peor: la primera beca que solicité a Conicet, en el año 99, fue denegada, informándoseme por nota que había quedado segundo debajo de la línea de corte, y que obtendría la beca sólo si dos de las personas que habían quedado por encima mío renunciaban. El caso es que conozco a dos que lo hicieron, con lo cual y de acuerdo a lo que me habían informado, deberían haberme llamado para ofrecerme la beca. Pero jamás me llamaron, y más tarde supe de personas que habían quedado muy por debajo mío que sí obtuvieron la beca. Es decir: las vacantes que se produjeron a poseriori las distribuyeron a dedo. Eso no pasa más.

    Pensando en voz alta, un modo posible de mejorar el sistema de becas es hacer que las evaluaciones sean anónimas: el candidato presenta su CV sin sus datos personales, omitiendo también detalles potencialmente identificatorios y no demasiado relevantes como en cuál de las universidades nacionales obtuvo su título. Lo mismo con el CV del director, que debería consignar cuantos papers en cuáles journals con cuantas citas, sin específicar ni título ni autores. Tanto para directores como para postulantes, el SIGEVA haría muy simple generar un CV de ese tipo, el cual estaría identificado sólo con un número, que en la base de datos mantendría la conexión con el nombre. De ese modo se evitarían amiguismos y zancadillas. Pero esto es sólo una idea tirada al vuelo, y ya me estoy imaginando varias razones por las que podría no ser viable. El punto es que se pueden inventar maneras de mejorarlo.

    No dije que el sistema sea ideal, solo digo que ha mejorado mucho y sigue mejorando mucho, y por otro lado que el contraste con la corruptela y la mediocridad de las universidades es terrible.

    (sigo)

    ResponderEliminar
  3. (sigo)

    Segundo punto, la evaluación en función de los papers escritos, tal vez sea el menos malo de los sistemas, pero seguramente conocerás gente que tiene 5 papers en un año. Por lo menos yo si, y mucho más de uno. Y me consta que en muchos casos ni participaron del trabajo y van como primer autor, (en teoría solamente porque el director del grupo necesita sumar a sus antecedentes becas doctorales).

    Eso es un vicio que se da en varias disciplinas. En mis papers, sólo firman los que laburan. Punto. Y el orden en las publicaciones en HEP siempre es alfabético. Cuando alguno no labura, se lo omite. De hecho la última discusión grande que tuve con un colega fue por la autoría de un paper en la que a mi me parecía que él no había hecho un joraca. No lo omitimos, acordando que a cambio le tocaba comerse todo el trabajo de revisión del draft, fórmula por fórmula.

    Respecto de los directores de grupo, he visto algunos que estampan su firma en papers hechos por sus investigadores, sin tener ni idea de que carajo tratan. Y una cosa te puedo decir con claridad: nunca en los míos. Es obvio que esta actitud me ha ocasionado problemas, y no digo que sea fácil, pero para dejarme explotar por un mediocre exijo que me paguen mucho más que lo que me pagan como adjunto, ni hablar que lo que me pagaban como becario.

    (sigo)

    ResponderEliminar
  4. (termino)

    Y tercer punto, los directores dirigen, pero no son responsables de nada, muchas veces te toca un director que te lleva bien, te indica por donde trabajar, te marca errores, y muchas otras te tocan directores que si escribiste un paper, tardan 3 o 4 meses en leerlo y otros tanto en darte el ok para publicarlo. No entiendo (desde el costado digamos), como un tipo suma antecedentes por ese trabajo si sale bien, y si lo hace sale mal no pasa nada.

    Puf.... Contámelo a mí. Me tocó un Soberano Hijo de Re-Contra-Mil-Putas, un psicópata de mierda que se dedicó a torturarme durante todo el doctorado. Bajo sus alas de buitre, al menos cinco personas valiosas abandonaron la carrera científica, algunos con la salud afectada por el stress. En lo personal, le debo que mi epilepsia, que nunca había pasado de crisis parciales simples una vez al año, se transformara en una tortura con dos o tres crisis complejas al día, y finalmente terminara con mi primera crisis generalizada. Como ejemplo ajeno, hace unos meses «Las 12» publicó un reportaje a una de sus ex-doctorandos, una chica con una historía familiar trágica, a quien el empujón que le dió este Hijo de Putas casi termina de sacarla de los carriles de la salud mental. Hoy es docente en el CBC y «militante lesbiana feminista» whatever it means. Escribí unos posts sobre él en los inicios de este blog (link y link). En mi caso personal, la situación se saldó al retornar de mi primer posdoc, cuando tuvo la mala idea de volver a importunarme. Terminó pidiendo, a gritos ahogados, que alguien le sacara mis manos de su cogote.

    Me parece que la solución a este tipo de situaciones es mixta. Una opción sería que los doctorandos, como parte de su informe anual, presenten una evaluación de su director, que permanecería en secreto y sólo sería visible por el referí a quien le toque evaluar el informe periódico del director. Por otro lado, algo necesario es disminuir al mínimo indispensable el poder que el director tiene sobre el becario. Hoy el Conicet te piden la firma del director hasta para emitir un flato, eso tiene que desaparecer. El director no es el «dueño» de los becarios, ni mucho menos de los investigadores miembros del grupo, el Conicet debería terminar de tratarlo como tal.

    Ilustro este último punto con una anécdota más del Soberano Hijo de Re-Contra-Mil-Putas: la mayoría de sus ex-becarios y miembros de su grupo siguieron un camino similar al mío alejándose de él todo lo posible. Si bien, cada uno a su estilo, algunos lo hicieron con algo más de discreción. Reunidos en un grupo independiente, todos menores de 40, nos presentamos a un PICT de la Agencia. Una de las condiciones para que la Agencia acepte una tal solicitud es que ninguno de los solicitantes pertenezca a la vez a otro PICT y a un PIP de Conicet. Enorme sorpresa tuvimos cuando la Agencia rechazó nuestra presentación, arguyendo que las bases de datos nos señalaban como miembros del PIP y del PICT que dirigía Su Excelencia el Reverendo Sorete. Averiguaciones in situ, en la Agencia y el Conicet, demostraron que, a pesar de habernos separado de su grupo al menos tres años antes de nuestra solicitud, el Hijo de Re-Contra-Mil-Putas seguía contándonos como miembros de sus proyectos, presentando informes y pasando gastos a nuestro nombre, todo con firmas falsas. El escándalo que armó uno de mis colegas hizo que nuestra propuesta de PICT fuera aceptada «por excepción» (juah!) y que nuestros nombres fueran borrados de los proyectos del HdP. Lo notable es que, hasta que mi colega comenzó a gritarles, los empleados arguían que para sacar nuestro nombre de esos proyectos ¡necesitaban que lo pidiera el director! ¡el mismo que venía falsificando nuestras firmas desde hacia años!.... Como si fuera nuestro dueño ¡y yo que creía que la esclavitud había terminado en 1853!

    ResponderEliminar
  5. Impresionante! Después de tan precisa descripción abandono mi incipiente (pero postergada), carrera de antropólogo y me voy a dedicar a vender churros en la playa o ( mejor aun), voy a poner un instituto de metafísica, filosofía oriental y yoga.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesantes las anécdotas.

    Estoy de acuerdo con que no todos los grupos ni todos los directores tienen el mismo manejo respecto a quien publica, como publica, y a cuanta atención te presta el director. Por eso de alguna manera se vuelve aleatorio tu evolución en la carrera en función del instituto en que caiste (supongo que en cualquier trabajo sucede esto, pero a veces da bronca ver que alguien con menos capacidad la tiene más fácil porque el director necesita alguna publicación más o un becario dirigido). Lo que planteo es, ya que estamos haciendo una evaluación de la situación actual y del ideal (que por otra partes indago en otras partes del mundo como es el sistema y peor o mejor también tiene ciertos vicios), hacer que la evaluación del becario dependa más de sus capacidades y menos del instituto. Te digo que conozco becarios que ingresaron así en los últimos 3 o 4 años, y desde que están en carrera su producción científica fue nula.

    Respecto de los criterios de la comisión estoy de acuerdo con lo que describís, y el porqué del cambio de criterio, lo que digo, es que habría que buscar algún mecanismo para saber a priori las ponderaciones de los distintos items, me parece más transparente incluso (sucede así en muchos concursos).

    Por otra parte, en becas post-doctorales (diciembre 2009), te puedo decir que hubo debajo del corte 8 o 10 becas entregadas, a quienes estaban mucho más atrás que el corte (los motivos aludidos es que son proyectos estratégicos seleccionados por la comisión, o de temas importantes para el desarrollo). Dedo.

    saludos!

    ResponderEliminar
  7. shit! se me borró el comentario....

    Decía que los proyectos estratégicos yo entendí que estaban seleccionados de antemano, y que para ellos se había reservado un cierto número de becas desde antes del concurso. En cualquier caso, estoy de acuerdo con que son una manera de que gane el caballo del comisario. No deberían existir o al menos no deberían intervenir en la selección de los temas estratégicos los potenciales beneficiarios...

    Respecto de la evaluación de los becarios, no creo que lo que mencionas sea un problema local, pasa en todos lados. Cualquier gil que hace el doctorado afuera tiene a mi edad el doble de citas, solo porque sus primeros papers dicen "Cambridge" en vez de "Universidad de Tolosa" en su affiliation. Es un problema que no creo que sea fácil de combatir, una medida en la dirección correcta sería potenciar la movilidad nacional e internacional de becarios e investigadores, de modo de que la comunidad los conozca y pueda interactuar con ellos independientemente de su director/affiliation. Eso es algo que al Conicet le viene costando en los últimos años, al parecer nadie se ha dado cuenta que la peor endogamia es la conacional. Por ejemplo, las condiciones para pedir licencia e irse por un tiempo al exterior siempre son un problema. Conozco personas que terminaron renunciando, cuando su intención original era volver en algún momento, sólo porque conicet se negó a extender la licencia. Conozco otros que han tenido que renunciar a un posdoc porque habían ingresado a carrera y no les daban la licencia hasta pasado un año (por alguna razón a mí me la dieron, me tocó una comisión con alguna neurona encendida, quien sabe).

    Respecto de los criterios de las comisiones, entiendo que se habían difundido de antemano cuantos puntos se daban por cada uno de los ítems, o eso me dijeron mis becarios (igual, no sería la primera vez que me mienten)

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Desvinchado:

    Lo de los churros en la playa tiene la ventaja del frecuente avistamiento de buenos culos, fenómeno que en la actividad científica se produce muy esporádicamente... (bueno, salvo que uno elija la especialidad adecuada, claro).

    ResponderEliminar
  9. Muy Bueno el Blog !

    Acabo de terminar mi PhD en el extranjero, y si bien voy a seguir con un postdoc aca, estaba evaluando la posibilidad de volver a Argentina como investigador del Conicet en algun momento.
    Esta muy bueno el blog para ponerse al tanto.
    Saludos !

    ResponderEliminar
  10. Hola, como te va?
    cuán cierto es eso de que te pueden pedir que devuelvas el dinero? no tengo muchas publicaciones y estoy temiendo no poder terminar la tesis, y me preocupa pensar que me puedan hacer devolver el dinero. Me quedo en la ruina.
    Saludos

    ResponderEliminar