miércoles, julio 11, 2018

La vida y lucha de Hanabi-Ko

Esta semana murió, a los 47 años, Hanabi-Ko, muy poco conocida a pesar de las infinitas implicaciones morales de su fascinante historia. Vamos con un post sobre ella y su legado
Pic
Fuente

Hanabi-Ko nació el 4 de julio de 1971 en San Francisco, California. Si bien vivió en pareja buena parte de su vida, nunca quiso tener hijos. Su compañía, además de su pareja y sus amigos, fueron su hermano y una sucesión de incontables gatos, a los que cuidaba y alimentaba
Kitten
Fuente

Por la forma de su garganta y por la limitación de sus lóbulos temporales, al nacer los doctores aseguraron que jamás en su vida podría hablar. Tuvo que aprender una legua de señas (Ameslan, American Sign Languaje) para poder comunicarse con los demás, a pesar de no ser sorda.
Ameslan
Fuente

Hanabi-Ko llegó a dominar unas 2000 palabras, más de las que maneja mucha gente. Además, cuando desconocía la palabra asociada a un concepto, la inventaba ("pulsera-dedo" para anillo, y "ver-abrazar" para hacer el amor) y se las enseñaba a su hermano, a su pareja, y a sus amigos
Su inteligencia emocional y moral progresó hasta ser la de una adulta. Su inteligencia lingüística fue siempre la de una niña de unos 10 años. Su inteligencia abstracta (cálculos, lógica formal) fue la de una niña de 6-7 años. (Con todo lo vago de esos términos)
A pesar de todo esto, tal vez por su incapacidad para hablar, mucha gente niega que las personas como Hanabi-Ko tengan derechos. Hasta hace muy poco, incluso se los utilizaba en experimentos(y aún se hace en EEUU). Su historia movilizó un pedido por sus derechos humanos en la ONU
UN
Fuente

Desde que se inició ese movimiento en 1997, pocos países se han hecho eco. Se logró una suspensión temporal de los experimentos en personas como Hanabi-Ko en todo el mundo, pero la UN aún se niega a reconocer sus derechos. Por suerte otros han aprendido Ameslan y tomarán su lugar
Lo notable es que en casos muy parecidos -como el de Carly Fleischmann narrado por su padre en "Carly's voice"- nadie se atrevería a negar el carácter de persona con derechos de alguien sólo porque no puede hablar... ¿Será tal vez el aspecto de Hanabi-Ko?
Carly
Fuente

Esta es Hanabi-Ko,conocida como "Koko", sobrenombre que le puso su amiga Penny Patterson, la rubia de la primera foto, quien le enseñó Ameslan
Koko

Brindemos a la memoria de Koko y su legado, el Great Ape Project, para que de una vez la ONU reconozca derechos humanos a los grandes simios

5 comentarios:

  1. Vamos a generar debate como en los viejos tiempos.

    Que yo recuerde, nadie de otra especie me enseñó a mi a hablar y escribir. Aprendí en el seno de mi flia. y la escuela con seres humanos (mi especie), que, a su vez, aprendieron de otros seres humanos, y, así, hasta el principio de los tiempos de la especie, quizá, hace 2 millones de años.

    Hasta que no me pruebes que nosotros, en tanto seres humanos, somos desarrollos cuantitativos de una especie superior que hizo experimentos con nosotros, no voy a considerar al simpático gorila como una persona.

    Gracias por volver, Severian.

    ResponderEliminar
  2. Mmm... ojo ahí

    https://skeptoid.com/episodes/4630

    ResponderEliminar
  3. Hola Oti.

    Mire no me importa si el idioma lo genera una interacción cultural o si lo aprendió por interacción con otra especie. Lo importante es que me deja ver que allí hay un "alguien" que merece mi respeto.

    ¿Podría usted tener una conversación con Koko y luego inyectarle una droga que está probando en gorilas? Yo no.

    ResponderEliminar
  4. No creo que pueda tener una "conversación", sí alguna clase de interacción.

    Los que se merecen que les inyecten alguna droga son los científicos que hacen investigaciones con los pobres gorilas que no tienen ni idea de lo que hacen con ellos. ¡Si se enteraran que esos experimentos quieren probar diferencias cuantitativas entre ellos y los seres humanos! Me imagino que pensarían qué atrasados y emocionales que son los seres humanos.

    ResponderEliminar
  5. Y aclaro, por las dudas, que los animales merecen mi respeto no porque considere que alguno sobresale más que otro bajo los ojos humanos. Los respeto porque son parte de la vida en el Universo que conocemos, sean muy inteligentes o poco inteligentes.

    ResponderEliminar