viernes, enero 03, 2020

La breve vida de Boltzmann

La breve vida de Bolzmann


(PD)
Una fluctuación cuántica perturbó la función de onda, enviando un electrón hacia un estado de mayor energía. Esto provocó una deformación en la molécula neurotransmisora, convirtiéndola en el complemento perfecto para el neuroreceptor de la pared de la dentrita. Se unió a él, encajando como piezas de un rompecabezas microscópico.
El estímulo provocó el disparo de la señal neural, compuertas de sodio se abrieron a lo largo del axón, creando una corriente eléctrica que se propagó hacia las neuronas vecinas. Estas reaccionaron a su turno, lanzando también sus chisporroteos, que se difundieron inundando el cerebro. Y en su consciencia, un pensamiento tomó forma:
Esta idea no es real, no es más que una ilusión. Todos mis pensamientos lo son, simples imaginaciones inspiradas en la percepción, que tampoco es real. Mis sentidos no existen, mis ojos, mis oídos, mi piel, no están ahí. Es sólo su fantasma, los efectos de un capricho cuántico en los nervios en mi cerebelo. La mímica convincente de un mundo externo puramente imaginario.
Sólo mi cerebro existe, en un Universo vacío que se expande descontroladamente. Hemisferios, lóbulos, cerebelo y médula espinal. Y tampoco existió siempre, mis recuerdos también son ilusiones. Hace unos instantes sólo había energía en una enorme nada, en una infinita nulidad sin sensaciones. Entonces una fluctuación del vacío me creó de la nada, con toda la historia de mi vida, mis tristezas, mis alegrías, mis imaginarios seres queridos, mis amores, mis odios, mis ilusiones de conocimiento y mis teorías sobre la existencia.
Soy la única mente en el Universo.
El pensamiento inundó su psique, lo llenó de una sensación de comprensión, de plenitud, y de sinsentido.
Y luego todo acabó. En una fracción de segundo la fluctuación del vacío que le había dado origen se disipó. El cerebro se desvaneció, sin ni siquiera un chasquido.
Y el Universo, indiferente, continuó con su expansión desbocada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario